Desde el 1 de enero de 2021, los vehículos de transporte médico franceses se han visto envueltos en una verdadera revolución técnica.

La entrada en vigor de la última revisión de la norma UNI EN 1789:2020 obligará a todas las realidades privadas y públicas implicadas en el mundo del rescate a cumplir con los requisitos marcados por las autoridades competentes. Los vehículos que no cumplan con las disposiciones ya no podrán circular. Por tanto, la mayoría de los vehículos matriculados antes de 2011 quedarán obsoletos.
La legislación no solo concierne al mundo del voluntariado, sino también al de los servicios de emergencia, el transporte hospitalario y, por último, pero no menos importante, a las empresas privadas que prestan servicios de transporte en ambulancia.

Seguridad de pacientes y operadores en el transporte sanitario en Europa

La norma EN1789:2020 se basa en un principio fundamental del transporte en ambulancia: proteger la seguridad de pacientes y operadores. Un principio que se ignora con demasiada frecuencia y que hoy la ley ha decidido reafirmar con fuerza.
Ciertamente, la persistencia de la pandemia Covid-19 complica no poco el panorama; al representar una emergencia sanitaria para el País, también se está convirtiendo en una verdadera emergencia para todo el sistema de movilidad de rescate.

Ambulancias y operadores se ven envueltos a diario en situaciones extremas que requieren, ahora más que nunca, la máxima atención. Si a esto le suma la impresionante cantidad de servicios realizados, es fácil comprender cómo la seguridad es una cuestión prioritaria y muy delicada. De hecho, la gestión del transporte sanitario no solo plantea problemas a nivel profesional, sino también y sobre todo a nivel técnico. Un ejemplo para todos: ¿qué correcciones se deben realizar a los dispositivos del compartimento sanitario para que cumplan con la legislación? Y nuevamente, ¿qué deben hacer los instaladores para satisfacer las disposiciones legales?

La cuestión no es de solución inmediata, ya que todavía son muchos los vehículos que, por diversas razones, no responden a los criterios identificados por la EN1789. La norma indica varios requisitos en relación con las categorías de vehículos: ambulancias destinadas al transporte (tipo A1 y A2), rescate (tipo B) y unidades móviles de cuidados intensivos (tipo C).
En Europa, no todos los Países han hecho lo mismo. España y Alemania han implementado de inmediato los requisitos de las normas europeas, Italia, además de registrar un retraso en la implementación de las disposiciones, ha adoptado cambios. Con respecto a la distinción entre tipos de vehículos, el sistema italiano identifica ambulancias tipo A como medio de rescate y ambulancias tipo B para transporte. Además, el cumplimiento real de las estrictas condiciones de EN1789 también tarda en llegar. Junto a las empresas virtuosas, todavía hay empresas que no están alineadas con la normativa europea y se rigen por una lógica del llamado “hágalo usted mismo”.

Stem. Una gama de productos de vanguardia conforme al rigor europeo

Stem, tanto por sus muchos años de experiencia en el sector de los dispositivos de transporte avanzados, como por una presencia consolidada en Francia, se ofrece a la atención de los operadores como un referente en el sector.

Desde 2010, con motivo del primer borrador de UNI EN 1789, los productos STEM se han caracterizado por una fuerte atención a lo establecido por la norma. Y lo hicieron adoptando de inmediato un pensamiento de vanguardia: garantizar la seguridad de los equipos mediante la adopción de tecnologías innovadoras y de alto rendimiento, totalmente en línea con los nuevos parámetros introducidos, pero al mismo tiempo atentos a satisfacer las expectativas de los operadores en el sector. Los dispositivos STEM se caracterizan por la profesionalidad y el cuidado.

Dos nodos fundamentales del transporte en ambulancia están representados por la comodidad y seguridad del paciente, especialmente en el caso de intervenciones de emergencia. Stem siempre ha basado su actividad en el respeto de ambos principios, proporcionando una amplia gama de productos, todos homologados tanto EN1789 como EN1865-5: desde las bancadas amortizadas, únicas en el mundo que utilizan una suspensión hidroneumática, hasta las bancada con ajuste de altura, posibilidad de transportar al paciente en posiciones trendelenburg y anti-trendelenburg y equipado con un plano extraíble e inclinable según la altura de carga de la camilla. En particular, las bancadas amortizadas son capaces de satisfacer las diversas necesidades que surgen durante el transporte de pacientes neonatales y politraumatizados.

Básicamente, EN1789 encuentra un aliado válido en la visión de STEM, ayudando a hacer cada vez más segura la actividad de todos los operadores involucrados, en diversas capacidades, en el delicado mundo de la asistencia médica extrahospitalaria.

Para obtener información sobre la gama Stem.